Exposición sobre la Arquitectura Tradicional de El Provencio, Cuenca

Impulsada por el interés que despierta en mi la arquitectura popular y a la vista de la destrucción del patrimonio que se lleva a cabo en La Mancha, propuse hacer una exposición sobre arquitectura tradicional con la intención de valorar y no olvidar que tenemos un patrimonio único que forma parte de nuestra cultura, y que estamos destrozando sin miramiento alguno. 

Del 13 al 19 de agosto de 2015 se pudo visitar la exposición sobre la arquitectura tradicional de un pequeño pueblo de Cuenca, El Provencio, una arquitectura en extinción, con el tapial y el adobe como protagonistas.

La exposición se presentaba como:

tapiadores

Tapiadores manchegos

Un pequeño homenaje a la arquitectura anónima que tanto admiro. Un diseño funcional donde todo está pensado, hasta el más mínimo detalle, fruto de la experiencia de un pueblo que diseña  y construye según sus posibilidades y que aprende a utilizar los materiales que la naturaleza le suministra, siendo conscientes o no, de ser los primeros descubridores y conocedores de las cualidades bioclimáticas en las viviendas. Una arquitectura que no deja de sorprenderme, ya que cada vez que la observo, la comprendo más y a la vez se abren más dudas sobre ella.      

                    

Los sistemas constructivos utilizados en la arquitectura tradicional de esta zona se basan principalmente en la construcción con piedra para los cimientos y el zócalo; tapia encalada para los cerramientos exteriores; adobes revestidos con yeso para la tabiquería interior; revoltón de yeso en los forjados; y la estructura de madera, carrizo y teja curva como cubrición en la cubierta.

tapial 1

Herramientas para la construcción de los muros de tapia

tapial 2

Explicación de las fases para la construcción del tapial

adobe 1

El adobe y la herramienta principal para su fabricación, la adobera

Las ventanas de la arquitectura popular manchega son de madera y  se protegen con rejas adornadas con una gama de detalles tan amplia como la imaginación del herrero. Para protegerse del sol se colocan persianas de lamas de madera de diferente colorido.

ext ventanas

Ventanas y forja manchega

La piquera es una pequeña puerta situada en la cámara. Sobre la piquera y anclado a la tapia sobresale un palo con un enganche al que se colgaba la garrucha (polea) y con una cuerda se subían los capachos llenos de la cosecha. Las piqueras son de madera y las encontramos pintadas de diversos colores, que resaltan del blanco de las tapias encaladas.

ext piqueras

Piquera manchega

Los portones son grandes puertas de madera, a través de los cuales se accede a los corrales de las viviendas. Puede considerarse como la entrada secundaria a la casa. 

ext portones

Las “portás” manchegas

La casa tradicional manchega se divide en dos plantas. La planta baja alberga la vivienda, compuesta normalmente de una cocina, un salón con los tradicionales chineros a cada lado de la chimenea decorada con un ancho friso de yeso y baldosas pintadas a mano. Los chineros son unas pequeñas alacenas empotradas en el muro de tapia donde se guarda la porcelana de China y la vajilla de la casa.

Las casas disponen de varios dormitorios, en la mayoría de los casos conectados entre sí.

En el exterior de la casa está el patio y el corral. En el patio encontramos el aljibe para la recogida de agua de lluvia, la puerta de acceso a la cueva (excavación subterránea de paso estrecho, poca altura y de longitudes variables, en casos desconocidas), que se usa como bodega y fresquera. Del patio salen también las escaleras que conducen a la cámara, que es un espacio diáfano donde se acopia la cosecha.

En el corral está el barranco (basurero). En este espacio suele haber unas pequeñas construcciones para guardar los animales (gorrineras, gallineros,…). Sin olvidarnos de la tiná, estructura de elevación para amontonar la leña que alimentará las estufas en invierno y las cocinas durante todo el año.

interior

Interior de la casa manchega

A continuación, un pequeño homenaje para un gran hombre, mi tío José Luis, del que expuse sus dibujos y acuarelas del pueblo en los años setenta. Cuando observo sus pinturas veo a través de sus ojos la belleza que el veía en esta tierra y en su arquitectura popular, es una mirada al pasado, no tan lejano, de lo que era un pueblo con encanto.

acuarela5

                                                                                                                                        José Luis Romera Casamayor                                                                                                                                                                                                                                                   El Provencio desde La Perala, año 1977                                                                                                                                                                                                                                                                         Acuarela                                                                                                                                                              Panorámica donde aún predominan las construcciones de tapial en casas y cercas

acuarela6

                                                                                                                                      José Luis Romera Casamayor                                                                                                                                                                                                                                      Callejón de Veranio en la calle La Iglesia, año 1977                                                                                                                                                                                                                                                               Acuarela                                                                                                                                                              Destaca la sencilla armonía del conjunto, con elementos simples que resaltan del encalado blanco: persianas de lamas de madera en verde, flores, cintos, tejas…

La exposición gráfica se cierra con fotografías de lo que era y es El Provencio. Se puede ver el pueblo en los años 40, comparándolo con la época actual; los albañiles trabajando en las casas de tapia y adobe; el antes y el después de calles, y viviendas.

A2 HORIZONTAL1

El Provencio desde la torre de la iglesia, año 1946 y 2015

A2 HORIZONTAL2

Albañiles y familias del pueblo en la construcción de viviendas

DIN A-3-2

Antiguas calles, patios y corrales

Por último la recopilación de herramientas, útiles y materiales que se utilizaban para la construcción de esta arquitectura popular. No queda mucho y algunos de los instrumentos de madera han acabado en el fuego, sin saber el valor de lo que dejaban arder.

11895964_847466515331065_5438083602620583758_n

Elementos de un tapial

P1090551

Herramientas y útiles para trabajar el tapial

P1090647

Adoberas, moldes de madera para hacer adobes

P1090556

Herramientas para trabajar la madera y otros útiles

Anuncios
Categorías: Bioconstrucción | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Exposición sobre la Arquitectura Tradicional de El Provencio, Cuenca

  1. Preciosas, emotivas y formadoras entradas. Enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: